Nuestra Historia

Nuestra historia empezó con un sueño: la intención de impulsar el talento y el desarrollo de la ingeniería nacional.

Corría el año de 1947, un nuevo régimen presidencial estaba en curso y el constante crecimiento de la población demandaba la creación de más infraestructuras. México era un país que debía realizar obras necesarias para progresar y formar profesionistas capaces de tomar las riendas del futuro.

Bajo esta filosofía, un grupo de jóvenes entusiastas y emprendedores formó una asociación de ingenieros civiles, liderados por Bernardo Quintana Arrioja, un visionario que asumió la misión de contribuir en la modernización y el crecimiento de México. "Nos reunimos 18 ingenieros; algunos renunciaron a sus trabajos, otros pusieron su automóvil, yo tenía las oficinas en mi domicilio. El 4 de julio de 1947 se firmaron las escrituras y el 14 del mismo mes ganamos la licitación del Multifamiliar Alemán".

Nacimos con la intención de impulsar el talento y el desarrollo de la ingeniería nacional y fue gracias al Multifamiliar Alemán y al liderazgo de Quintana que hoy tenemos 68 años de experiencia en dar soluciones integrales a los más grandes retos de construcción.

Desde los inicios, nos caracterizamos por tener una excelente organización y atención al más mínimo detalle, así como el compromiso con los costos y fechas de terminación. Nuestra filosofía sigue siendo la misma hasta el día de hoy y así seguirá.

Años y obras después, nos constituíamos por más de 2 mil accionistas y 70 mil empleados mexicanos y extranjeros: profesionistas, técnicos, obreros, entre otros. Gracias al poder humano y empresarial con el que ya contábamos, decidimos ingresar a la construcción industrial con el proyecto de la fábrica de papel de Tuxtepec, Oaxaca.

En nuestro proceso de crecimiento también han sido importantes las alianzas con constructoras especializadas, para atender otro tipo de necesidades de la nación. De ahí a que empresas como Estructuras y Cimentaciones (ECSA), Conducciones y Pavimentos (IASA), entre otras, se unieran a nosotros y diéramos atención a vías terrestres, plantas de tratamiento de agua y energía eléctrica, etc.

Ya como una empresa consolidada por distintas constructoras, coordinamos y participamos en obras de importancia nacional como el puente Belisario Domínguez y la vía del ferrocarril Chihuahua – Pacífico. Sin duda alguna, en pocos años logramos distinguirnos como una empresa estrechamente comprometida con el gremio de la construcción.

Pasados nuestros primeros 15 años de existencia y experiencia en el negocio de construcción, comenzamos a hacer obras que fueron de interés público, así que debíamos de cuidar nuestra imagen y reputación como nunca antes. Al poco tiempo, el proyecto referente a la generación de energía eléctrica más ambicioso de la nación llegó a nuestras manos: Presa El Infiernillo.

Presa El Infiernillo fue durante varios años, la más grande estación eléctrica de México en la cual participamos desde la planeación, financiamiento hasta la construcción. Esta obra se convirtió en una experiencia sin igual y nos permitió obtener contratos para el desarrollo de una serie de obras hidráulicas a lo largo de todo el país.

Otro enorme proyecto que nos puso en la cima fue la construcción del Sistema de Transporte Colectivo de la Ciudad de México, mejor conocido como Metro. Este proyecto surgió de una preocupación que teníamos para dar respuesta a los problemas de transporte en la ciudad y fue tal la eficacia con la que resolvimos este problema que, para finales de los años sesenta, éramos la mayor y más comprometida empresa de construcción en México.

Llegaron los Juegos Olímpicos a México y nos dimos a la tarea de edificar Villa Olímpica, construir el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria y colocar la cúpula de láminas de cobre del Palacio de los Deportes, entre otras siete instalaciones deportivas.

Para inicios de la década de los setentas, estábamos ya cumpliendo 25 años de actividades en la ingeniería y construcción. Ya que siempre estamos innovando y viendo por el futuro de México, decidimos fijar nuevas metas y más ambiciosas: expansión en nuevos campos como el turismo y cemento. De esa nueva visión surgió la participación en la creación de complejos hoteleros y carreteras, parte fundamental de la actividad turística del país. También desarrollamos presas, distritos de irrigación, infraestructura para perforación de pozos y más.

Desde nuestra fundación, nos hemos perfilado como una gran empresa, protagonista en la construcción de un México moderno. Hemos sido producto de un país en crecimiento, de una historia de esfuerzo colectivo que ha servido para electrificar, urbanizar, irrigar y comunicar a toda una nación.

En el año 1986 fundamos la Fundación ICA, un órgano constituido como respuesta a los desastres derivados del terremoto que sacudió a la Ciudad de México en 1985. El objetivo era simple: poner la inteligencia de investigación en ingeniería al servicio de la nación. Es, hasta hoy, una institución que impulsa la preparación de técnicos de alto nivel para el desarrollo tecnológico de México.

Desde entonces, hemos trabajado en diversos países de América Latina y Estados Unidos y recientemente, en Europa y Asia. Como expertos en soluciones integrales a retos complejos de infraestructura más grande de México, nos asociamos con empresas líderes en el mundo y seguimos creciendo, explorando las necesidades que tiene el resto de la población.

A la fecha, hemos participado en más de 180 proyectos carreteros, 61 presas, 38 hospitales, 24 plantas termoeléctricas, 19 estadios y centros deportivos y 10 proyectos de vivienda. Con base en México, nos desarrollamos constantemente para el crecimiento de la población, no sólo en el país, sino en el mundo.

ver más ver menos

Cronología

1947

Se funda ICA con un capital de 100 mil pesos y el alma de 18 ingenieros con un sueño en común: impulsar el crecimiento de México. Meses después, ganamos la licitación para la construcción del Multifamiliar Alemán.

1954

Construimos el puente Belisario Domínguez, que salva el Cañón del Sumidero en Chiapas. Posteriormente, el Estadio Olímpico de Ciudad Universitaria y Ciudad Satélite.

1960

Iniciamos la construcción de la estación hidroeléctrica "Presa El Infiernillo" que fue, durante varios años, la más grande de México.

1967

Comenzamos la planeación y desarrollo de la Línea 1 del Sistema de Transporte Colectivo Metro.

1968

Construimos el Palacio de los Deportes y Villa Olímpica con motivo de los Juegos Olímpicos en México.

1980

Iniciamos la construcción de un número importante de carreteras y autopistas nacionales, así como la edificación de instalaciones turísticas y hoteles como el Camino Real, Cancún Sheraton, entre otros.

1984

Fallece el Ingeniero Bernardo Quintana Arrioja, fundador de ICA.

1986

Creamos ICA Fundación para ayudar a la investigación y desarrollo tecnológico de las construcciones después de los desastres del terremoto del '85.

1992

Nos constituimos como la primera empresa mexicana en cotizar en la Bolsa de Valores (BMV) y en el New York Stock Exchange. En la misma década, construimos la Autopista del Sol y el Papalote Museo del Niño.

2012

Se entrega la Línea 12 del Sistema de Transporte Colectivo Metro, mejor conocida como la Línea Dorada

2013

Se entrega el proyecto hidroeléctrico la Yesca, la segunda en su tipo más grande del mundo.