Túnel Emisor Oriente

La Ciudad de México, a lo largo de los años, se ha visto deformada gracias a una serie de inundaciones, algunas de ellas de gran magnitud. El hecho de que se haya establecido en una zona lacustre ha ocasionado que su subsuelo sea blando, arcilloso y muy intestable. Sin embargo, la necesidad de agua obligó a que la ciudad dependiera de la explotación de sus acuíferos subterráneos, lo que ha llevado a un lento pero evidente hundimiento del suelo.

Para resolver el problema de hundimiento de los sistemas de drenaje, los cuales antes funcionaban por gravedad y ahora necesitan una bomba auxiliar, construimos el Túnel Emisor Oriente (TEO), con una longitud de 62 kilómetros. Es una de las obras de ingeniería más relevantes del siglo XXI ya que, no sólo duplica la capacidad de drenaje del Valle de México sino que conduce las aguas residuales a la planta de tratamiento más grande del país, ubicada en Hidalgo. Este túnel disminuye la probabilidad de grandes inundaciones y beneficiará a 15 millones de habitantes de la zona oriente.

Ubicación:

Ciudad de México

Fecha de inicio de obra:

2007